Mejores y peores rebrandings

Todo el mundo parece tener una opinión muy marcada sobre los rebrandings de las marcas; algunos los odian, otros los aman; pero sin duda es tema de interés entre los consumidores de tu marca y hacer buen uso de uno definitivamente repercutirá positivamente en tus ventas. Un rebranding es una estrategia de mercadeo que modifica de forma parcial o total los elementos que identifican a la marca, con el objetivo de mejorar su posicionamiento y adaptarla a la nueva visión y objetivo de la marca.

Los rebrandings buscan refrescar la imagen y cambiar la percepción del público objetivo, suele hacerse cuando los logotipos e identidad visual se quedan atrás con respecto a la esencia y nuevos valores o se ve estéticamente anticuada. Los rebrandings son ese tipo de cosas que amas u odias y suelen ser mucho más ruidosos, los malos que los buenos, pero bien hechos pueden ser la salvación de una marca.

La diferenciación ante la competencia, eliminar una imagen negativa de la marca, ante una pérdida de cuota de mercado, un cambio que tenga relación con la evolución de la propia marca, una causa inesperada, como una crisis de mercado.

Ejemplos exitosos

McDonald

McDonald’s es un claro ejemplo de rebranding, antes la empresa de comida rápida se vendía como un lugar ideal para niños, fomentando en gran parte tu mercadeo a ese público objetivo. Las cajitas felices, los parques, Ronald McDonald como mascota principal al igual que el resto de sus amigos, el tipo de logotipo redondeado y con colores brillantes, toda su comunicación e identidad iba dirigida a niños.

Además, entre 1990 y el 2000 aumentaba exponencialmente la mala reputación de McDonald por la baja calidad de sus alimentos. Tenían reputación de ser comida basura dañina para la salud, lo cual al relacionarlo con su público infantil solo los dejaba peor parados. Por lo tanto, McDonald cambió su imagen al eliminar su icónico color rojo con letras redondeadas y brillantes por un logotipo plano color verde, para transmitir una imagen más limpia, elegante y saludable. Todo esto acompañado de la inclusión de alimentos más saludables y frescos, como ensaladas y el cambio de la apariencia de sus establecimientos.

Pepsi

Pepsi es una de las marcas que más ha cambiado su imagen las últimas décadas con más de 10 logos desde 1898. Al principio era conocida bajo el nombre de Pepsi Cola y en uno de sus rebrandings se simplificó a Pepsi, al igual que su logotipo empezó con solo la escritura del nombre con una tipografía bastante elaborada, fue mutando, una de sus versiones con la misma en una chapa hasta llegar a la pelota azul blanca y roja que conocemos.

Al dar con la imagen de la pelota igual fue mutando repetidas veces la forma de la misma, unas con fondo azul, otras en forma de chapa hasta llegar a su versión final más simple y minimalista. Todos estos cambios representan las diferentes etapas culturales y las diferentes épocas de la empresa y cambios en la estrategia empresarial.

 

Apple 

La gran empresa, además de ser líderes en tecnología son un caso perfecto de los buenos rebrandings y adaptaciones a los nuevos tiempos y mercados. Apple a pesar de ser una empresa ícono de la modernidad del siglo XXI, fue fundada en 1976 y desde ahí su primer branding y logo. 

A pesar de su nombre, el primer logotipo de la marca no fue la icónica manzana, sino una ilustración de Issac Newton leyendo un libro debajo de un manzano con una banda que envolvía el dibujo y decía Apple Computer Co. En el marco del logo, la cita  del poeta William Wordsworth traducida como “Newton…una mente siempre viajando a través de los extraños mares del conocimiento… solo”. 

El primer rebranding fue en 1977 y se introdujo la manzana que conocemos hoy en día, solo que con franjas de colores. Este rebranding cambió drásticamente la imagen de marca que se tenía hasta el momento y fue la que los acompañó por dos décadas. Empezamos ahí a ver la línea minimalista que explotarían cada vez más. Luego pasamos a manzanas unicolores pero con efectos de brillo hasta llegar a la versión actual de una manzana negra lisa.

 

Starbucks 

 Cuando Starbucks nació en Seattle, EE. UU. en 1971, sus fundadores eligieron un nombre y logotipo relacionados con el mar, ya que la primera tienda estaba cerca de la bahía de Elliot. Inspirados por la novela «Moby Dick», adoptaron el nombre «Starbucks» y la icónica sirena de dos colas como logotipo. 

 En 1992 la marca se transformó, adoptando elementos de Il Giornale, como asientos, música y una imagen de Mercurio (dios del comercio)  y el logotipo nuevo. Vemos una versión de la misma sirena, ahora más moderna y en colores verdes, más simple que la primera. Starbucks se convirtió en una experiencia más allá del café, creando un ambiente acogedor y culturalmente adaptado. Como hemos visto en todos los casos, siguieron la tendencia minimalista de las últimas décadas y optaron por diseños claros y limpios.

Peores Rebrandings

Así como los rebrandings traen frescura y nuevas etapas en las marcas, también pueden ser su peor perdición y si el rediseño no logra los resultados planeados, el descontento en tu público será inmediato. Te dejamos algunos de los peores casos.

Gap

Gap es uno de los ejemplos más conocidos de rebrandings más desastrosos, pues de hecho solo duró una semana. En 2010 cambiaron su logo de las letras “GAP” en blanco dentro de un cuadrado azul, por uno con las letras en negro con una pequeña caja azul detrás de la “p”.

Pepsi

Pepsi, como es referencia para rebrandings buenos, también lo es para los malos. En 2008 rebsu logo que buscaba sin cambiar drásticamente el diseño, pero que lograse transmitir si consiguiese trasmitir algo nuevo.

La forma de ejecutar la idea fue girar el logo y pronunciar la curva en la zona central para evocar una sonrisa. Pocos ven en el resultado final una sonrisa. Y por si fuera poco, para que esto tenga sentido, el logo se aplica de forma diferente en el packaging de muchos de los productos de Pepsi. Un desastre de proporción mundial.

¿Cómo sé que necesito un rebranding?

Rebrandear tu marca puede ser una herramienta salvadora y potenciadora; siempre y cuando se lleve a cabo en el momento y por las razones indicadas.

 

Hay muchos factores que podrían indicar que necesitas un cambio. Si hay falta de identidad, si solo se asocia con un símbolo genérico y no hay mayor factor diferenciador, probablemente necesites un cambio. 

Posicionamiento Visual Incorrecto: Si tus elementos de marca no se alinean visualmente con tus objetivos o causan confusión, es posible que necesites un rebranding.

 

Si hay falta de reconocimiento, si se volvió una marca anticuada, con un logo pasado de moda, si hubo cambios en la estrategia, con cambios en los objetivos comerciales o si deseas modificar el valor asociado a tu marca, un rebranding puede ser la solución necesaria para ti. 

Si te gustó este artículo, compártelo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Envianos un mensaje y estaremos en contacto