Los gráficos son representaciones geométricas, cuya forma o tamaño puede variar en función de las cantidades que representan, para facilitar comparaciones visuales que nos ayuden a entender fácilmente tendencias y patrones, que a su vez dan mayor claridad al tema al cual acompañan estos datos.

Definir e identificar rápidamente el tipo de gráfico adecuado para representar una data que nos han proporcionado, puede ser un tanto complejo de vez en cuando. Para hacerlo, primero debemos tener conciencia de la data que debemos representar y definir lo que se desea comunicar. Aquí presentamos algunos de los tipos de gráficos más recurrentes y algunas pequeñas indicaciones de como utilizarlos para no sentirse tan perdido a la hora de escoger el gráfico correcto.

Gráfico de área:

Se utiliza para resaltar la magnitud de los cambios en una variable a lo largo del tiempo. Los gráficos de área también se usan para mostrar la relación de las partes con todo el conjunto; son derivados de los gráficos de líneas cuyas áreas  se rellenan de colores o modelos.

Gráfico de barras:

también conocido como gráfico de columnas, utiliza marcadores de datos horizontales para comparar valores individuales y agruparlos por categorías. permite comparar datos discretos. Su variación vertical, los gráficos de columnas usan marcadores de datos verticales para contrastar variables individuales. Representan una alternativa en su forma de presentación respecto a los gráficos de barras.

Gráficos de líneas:

nos ayudarán a comparar varias series de datos y mostrar sus tendencias en el tiempo. Los datos son trazados en puntos regulares que son conectados con líneas.

Gráficos circulares y de anillos:

Son útiles para resaltar proporciones. Usan segmentos circulares que muestran la relación de las partes con todo el conjunto. Para resaltar los valores reales, se puede utilizar otro tipo de gráfico, como el apilado.

Gráficos de dispersión:

Utilizan puntos de datos colocados mediante coordenadas cartesianas para mostrar los valores de dos variables y establecer si existe o no, una correlación entre los datos.

Gráficos de burbujas:

Como los gráficos de dispersión, usan puntos de datos y burbujas trazadas en una coordenada cartesiana. El tamaño de la burbuja representa una tercera medida y el color representa una cuarta medida. Son útiles para analizar patrones y correlaciones.

Gráficos de puntos:

Usan varios puntos para trazar un conjunto de datos a lo largo de un eje ordinal. Similar al gráfico de líneas, solo muestra la localización exacta de los valores de una serie (sin líneas) y son útiles para mostrar datos cuantitativos de forma organizada.

            “La información solo es útil cuando es comprendida”. – Muriel Cooper.

 

¿Te gusta este contenido? Síguenos en Twitter e Instagram como @ideografiko. Ahí encontrarás a diario información de este estilo.

Además contamos con talleres en los que podrás desarrollar tus habilidades para conseguir resultados que generen el impacto que quieres lograr en tus presentaciones, infografías, etc. Si te interesa, envíanos un mensaje con tu correo electrónico y te remitimos toda la información

Contáctanos

Háblanos de tu nuevo proyecto!

Nuestros clientes están alrededor del mundo! Ideográfiko no tiene fronteras!

    "Nombre completo" (required)
    Email (required)


    Asunto
    Mensaje