El color como transmisor de información

Sin la capacidad de percibir los colores, probablemente nuestra atención visual se basaría en la saturación de los grises, es decir, notaríamos más aquello que está cerca del negro puro o del blanco puro. Tener un amplio espectro de colores, nos permite disfrutar de un paisaje, una bella fotografía o una pintura, no sólo por simple apreciación, sino por ser el color el imán que permite captar la atención del espectador y así utilizar el color como transmisor de información.

De los colores se ha dicho prácticamente todo. Existen numerosos estudios e investigaciones relacionadas con la materia, que nos pueden ayudar a utilizarlos de forma correcta. Por consiguiente, al momento de realizar una pieza de comunicación visual debemos considerar los diversos criterios para la aplicación del color como transmisor de información. Si utilizamos el color de manera correcta, tendremos ganado un trecho del camino.

grafico ministros maduro interactivo

Para lograr que la atención no se pierda debemos utilizar de forma inteligente este recurso, puesto que si colocamos demasiados matices la atención paseará sobre la pieza y no obtendremos el impacto que necesitamos.

 

Características que marcan la jerarquía del color:

  • La temperatura del color: por su tonalidad pueden ser cálidos; como el rojo, amarillo y naranja. Fríos como el azul, violeta y verde, y por último los neutros; beige, negro, blanco, gris y marrón. La combinación entre ellos según su temperatura crea un contraste que captará la atención de quienes ven nuestra pieza.
  • Valor o tonalidad: en este caso, hablamos de la claridad u oscuridad de los colores. El uso de diferentes valores y contrastes que fijan la atención de la misma forma que lo hacen las temperaturas, ayudarán a lograr un equilibrio en la pieza.
  • Saturación: esta característica habla de la pureza del color. Mientras más brillante y puro es, más cercano al 100%. Por el contrario, al acercarse al 0% pierde brillo como si tuviera un velo llevándolo al gris. Los colores opacos en conjunto a los saturados también generan contrastes que pueden ser de utilidad.

Como ejemplo, podemos observar la infografía de la Central Hidroeléctrica Simón Bolívar de Venezuela realizada para el periódico El Universal. En esta pieza, la base neutra permite que los colores puedan sobresalir y la saturación de los mismos concede protagonismo a la represa y los datos.