Todo en la dinámica actual está marcado por gustos, costumbres, maneras de pensar, limitaciones, problemas.

Cada aspecto es medible y debe ser considerado a la hora de iniciar algo en mercadeo o negocios.

Las estadísticas son esenciales para determinar nuestro mercado y acciones.

Pero, la sola palabra “estadística” suele sonar para muchos como un universo complejo y costoso en el que las empresas o emprendimientos deben invertir mucho y de lo cual terminan obteniéndose datos que en ocasiones suelen manejarse de manera inapropiada.

Sin embargo, lo digital y la correcta planificación y manejo de nuestra data (listado de clientes, destinatarios de productos o servicios, etc.) puede mejorar enormemente nuestra efectividad.

También puede liberarnos de tareas que, por ejemplo, pueden traducirse como ineficientes para alcanzar los objetivos.

Los expertos lo dicen: “No se puede gestionar lo que no se mide. . Si usted no puede medirlo, no puede controlarlo. Si no puede controlarlo, no puede gestionarlo”.

Todo ello suena como una tarea enorme, pero no debe ser así si se fijan metas concretas y si se es ordenado con la data.

También es esencial tener claro el universo de personas a las que se les pretende llegar.

En Venezuela y buena parte de la región la falta sistemática o ausencia constante de estadísticas actualizadas hace que las organizaciones no puedan lograr una administración clara de lo que deben hacer.

No es solo tener una base a datos para realizar predicciones.

Se trata de estudiar claramente lo que se tiene antes de tomar decisiones, no de aplicar la intuición.

Y no todo se trata de hacer gráficos que luzcan bien, sino tener consolidada la información que va en ellos.

Ya lo hemos comentado en entregas anteriores, «los gráficos facilitan las comparaciones visuales» y «nos ayuden a entender fácilmente tendencias y patrones».

De lo global a lo local

Hay comportamientos que se repiten de muchas formas sin importar el país en el que se analicen.

Por ejemplo, los gustos por contenidos, la música, la televisión o el cine, sin embargo, las pequeñas diferencias pueden hacer que la aplicación de estadísticas globales a nuestro mercado local se convierta en una decisión errada.

Para ello es mejor siempre pensar en lo local.

Se deben tomar en cuenta que las circunstancias internas de nuestro mercado nos pueden dar mejores referencias para la toma de decisiones.

En términos globales podemos encontrar herramientas como statista.com, el portal de estadísticas para datos de mercado.

Este lugar da una idea bastante clara de lo que mueve al mundo en intereses o gustos, apetencias o necesidades.

Para no descuidar otras áreas

También está el Global Open Data Index “una iniciativa que quiere aunar los datos abiertos de países por todo el mundo”, según apuntan en sus objetivos.

La propuesta es que sean los propios ciudadanos los que suban dichos datos a la plataforma, lo cual, además de práctico, puede ser un retrato más fiel de lo que queremos ver.

Y por supuesto está el proyecto de Wikimedia Foundation entre las alternativas.

Es Wikidata, el portal de datos colaborativo y global. Tiene más de 19 millones de las llamadas piezas de información.

Tienen, por ejemplo, datos que van desde población, índice de desarrollo e idiomas hasta otros más complejos que van de la mano de la economía, desarrollo, etc.

Para tomar decisiones

Peter Drucker, el llamado “filósofo de la administración” decía que “pocos factores son tan importantes para la actuación de la organización como la medición”.

Pero destacaba como preocupante que esa “medición sea el área más débil de la gestión en muchas empresas”.

Por ejemplo, no importa cuán grande o pequeño sea el proyecto a desarrollar. Es clave tener una base de datos que nos ofrezca la visual del impacto que podemos obtener con las acciones a emprender.

No son tiempos para suponer o creer, son tiempos para verificar y actuar.

Por ello, toda decisión, todo análisis, todo presupuesto, es vulnerable a ser aplastado por la realidad si no cuenta con datos estadísticos suficientes y fiables que lo soporten.