Indistintamente del tipo de proyecto, tus primeras ideas deben materializarse en papel. No importa si no sabes dibujar, hacer un  boceto es la base del proceso de diseño, un punto de partida. Además, es bastante útil para dejar fluir tu creatividad. 

Pero, ¿sabes qué es? Sigue leyendo y te lo contamos.

También se conoce como bosquejo y  es un dibujo sencillo, sin detalles, hecho con lápiz, bolígrafo o rotulador, en papel, soporte digital, entre otros. Contiene los trazos provisionales que se realizan antes de entrar de lleno en el modelaje del concepto final. Presenta ideas como esquemas, mapas o diagramas.

Conoce sus bondades

Solo necesitas papel y lápiz.

Es una forma rápida de plasmar ideas.

Ayuda a tener una visión general o precisa del resultado final.

Favorece la fluidez de tu creatividad.

Es una base sólida para comenzar tu proyecto o diseño.

La sencillez de esta técnica permite ahorrar mucho tiempo a la hora de ilustrar posibilidades. Presentar todas nuestras ideas de forma preliminar y estudiar su viabilidad en función de nuestros objetivos, resulta práctico y efectivo. Si nos saltamos la etapa de bocetear y nos vamos directamente al diseño, tardamos mucho tiempo en concretar lo que queremos y estamos buscando.

¿Te gusta este contenido? Síguenos en Twitter e Instagram como @ideografiko. Ahí encontrarás información diaria y actualizada.

Además contamos con talleres en los que podrás desarrollar tus habilidades para conseguir resultados que generen  impacto en tus presentaciones, infografías, y trabajos en general. Si te interesa, envíanos un mensaje con tu correo electrónico y te remitimos toda la información.

 

“Si creyera que el primer boceto contenía todo el concepto, sería un poeta, no un novelista”. – Philip K. Dick